Terra para todas 2019-03-06T15:15:29+02:00

“Gerando Vida, sembrando a terra, construindo a nova sociedade”

(Mujeres MST)

 

Las personas estamos hechas de varias capas y en un momento u otro nos ponemos la que más nos interesa o la que sea necesaria según vivimos. Pero, hay una capa que no puedo dejar de lado, es la que me hace ser y seguir: es la capa de mujer, la que llevo impregnada en mi cuerpo, la que comparto a cada paso que avanzo y que me permite soñar con la tierra prometida. Resulta redundante, capa de mujer, ser mujer y hablar de mujeres, sin embargo, la redundancia es necesaria una y otra vez, las memorias son un ir y venir, damos algunos pasos hacia atrás para conquistar otros hacia adelante. Hay que recordar para conquistar. Rose es un recuerdo y una conquista, es la capa que llevamos las mujeres.

¡Rose es mujer, sí, es mujer! Aquí empezamos con la redundancia, perdonad, es una reflexión que redundará del principio hasta el final.  Ella es una mujer que nos intriga, que nos conmociona y que nos transporta hacia otras mujeres. Una mujer que parió un niño en el medio de una lucha, una vida que se torna símbolo de una marcha por la tierra prometida.

Democracia

1985, un país recién salido de una dictadura con promesas de mejoras estructurales. Las personas finalmente tendrían el derecho de hacer realidad sus sueños que tanto alimentaron durante los años de represión, 20 años de sueños, 20 años de espera de un espacio democrático para y con las personas. Tierras improductivas que están en manos de un modelo arcaico de posesión territorial, mientras tanto, miles de familias rurales sin condiciones de vida digna, sin una tierra en la que pudieran producir. Estalla la llama de la esperanza en miles de

familias brasileñas, finalmente llega la democracia y podrán hacer realidad su sueño: la reforma agraria. “Reforma agraria ya”, un grito unísono que marca un panorama político-social cargado de incertidumbres y esperanzas, un grito que motiva a miles de personas a ocupar el territorio que se les había prometido, su tierra prometida. Allí se plantan con sus raíces bien hundidas y allí descubren que es difícil soñar. 30 años atrás…Promesas de una democracia disfrazada, un movimiento que perdura cuya conquista todavía no es realidad.

Rose sigue adelante y cargada de una simbología que se concreta en el nacimiento del primer niño del asentamiento, su hijo. Marchan…caminan…cantan…Rose sigue y sigue, con su bebé en brazos, con el símbolo de una conquista, juntos ocupan los espacios políticos y de decisión. En medio del bullicio de voces y acuerdos no sellados salta una voz, – “Trazemos o símbolo de vida”- alzan el cuerpo diminuto, que apenas empieza una vida, pero ya tiene un futuro marcado de lucha.

Rose ya no es Rose, son todas las mujeres del MST, las que con sus voces invisibilizadas empujan a gritos silenciosos los cuerpos subalternos hacia la conquista. Cuerpos que se transforman en el cam-

Simbología

Cindy Sherman

po de batalla, barreras protectoras que no permiten acabar con la comunidad, son ellas las que sostienen el hogar, la tierra, la vida.

La mujer es el rostro visible de una democracia sin maquillaje, que lucha por los espacios de producción donde la reproducción es la que sustenta. Es la unión por la urgencia de construir una sociedad respetuosa e igualitaria, donde la vida se sitúa en el centro de la comunidad.

Rose ya no es solo Rose, son ellas, son las mujeres que fijan su mirada en el objetivo de la cámara, narran sus historias, nos cuentan sus sueños de conquistas.

Comunidad

La marcha popular es un clamor por mejores condiciones de vida, para que el futuro de la comunidad pueda ser construido en un entorno de respeto y justicia social. Se escucha en un segundo plano la balada “Crianças unidas jamais serão vencidas”, entonada por voces que desde su primera infancia reconocen la importancia de mantener la vida en primer lugar y proteger a las personas que forman parte de la comunidad y que comparten deseos y esperanzas.

La comunidad, que son muchas, está en constante movimiento: asambleas comunitarias, repartos de cuidados, hombres y mujeres juntos en una cocina comunitaria donde procesan alimento, esperanza y fuerza. Y los hombres del poder son solitarios, están parados, sentados en el confort de sus torres de marfil, en sus hermosas butacas donde sueltan palabras vacías de significado, aislados, sin una comunidad que les respalde.

“Terra não se ganha se conquista”, otra consigna que se repite, que redunda a lo largo del documental, clavada en estacas y pancartas para ser sumergida en la cabeza de los poderes hegemónicos.  Las historias de luchas generalmente son transmitidas a partir de las conquistas encabezadas por los nombres propios y masculinos, los monumentos-homenajes y las guerras de poder. Las mujeres forman parte del grupo silenciado e invisible, que se queda en el espacio privado para hacer posible el espacio público de los hombres. Ellas cuidan para que ellos se vayan tranquilos.

 

Mujeres

Nós, mulheres Sem Terra que amamos a Revolução,
seguiremos resistindo!Muitos marços de luta virão,
até que todas sejamos livres! (Mujeres MST )

¡Rose y sus mujeres, no! Ellas cantan canciones de cuna y de protestas, son la parte fundamental de la vida política, reproductiva y productiva de la comunidad, del movimiento social MST.  

La conquista no se hace en solitario y no se acaba con un hecho, sino que es una constante en nuestros caminos. La memoria debe ser y estar siempre en nuestros recorridos, son muchos kilómetros que conquistar, y de ellas aprendemos. Rose viene a recordarnos que el sostén de la sociedad son los cuidados, los trabajos reproductivos, sin los cuales no es posible una economía igualitaria y una sociedad justa.

La visión del MST desde los ojos de las mujeres, ellas como protagonistas de una lucha que perdura hasta la actualidad. Rose nos enseña que lo prioritario es proteger las vidas de las personas, que el futuro digno solamente será posible desde la igualdad, la justicia social y el bien común.

Terra para Rose que no es de Rose. Rose es una capa, una comunidad y un símbolo democrático. La Terra es para todas.